Es importante atender a las necesidades de los más peques

Abrígate que tengo frío

 

Ni Veroño, ni Veranillo… NI NADA¡¡¡¡¡¡¡

Ya están bajando las temperaturas y la preocupación por si van a tener frío siempre   viene acompañada de una cuestión que a todo el mundo siempre le ha preocupado:

¿Cuánto abrigo le pongo?

La frase del enunciado no es casualidad, es una gran verdad, pues parece que cuanto más frío tenemos nosotros, mas abrigamos a nuestros pekes.

Hay una regla general que es importante tener en cuenta “una capa más de lo que llevamos nosotros” a partir de esa premisa, pensemos bien en cumplirla y no pasarnos, pues podemos encontrarnos con un “bebe a punto de ebullición”.

Los bebes y niños, no saben de frío ni de calor, pero saben perfectamente de cuando están cómodos y cuando no lo están.

En una edad temprana su cuerpo es un tanto diferente al nuestro y se autorregula la temperatura. Por ejemplo utilizan el sudor para enfriar,  así que es necesario tener a mano ropa de recambio pues una ropa mojada, puede llegar a ser un problema importante. Nuestros amigos de naturalpharm también piensan lo mismo os dejamos un enlace para diferenciar fiebre de febrícula, el resto, puede ser exceso de abrigo.

Parece importante destacar que debemos diferenciar mucho entre bebe y niño, o lo que es lo mismo, entre si camina y se mueve de forma autónoma o no tiene aún esa capacidad. Pues el movimiento hace que el cuerpo genere calor y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de ponerle abrigo.

Hay muchas situaciones cotidianas que debemos contemplar para adaptar la ropa a ellas:

  • COCHECITO Y SACO
    • Si vamos a utilizar el cochecito y en él vamos a llevar saco pensemos que el cochecito protege del aire y del frío y que si se suma el saco…… el lugar va a se confortable, sin necesidad de abrigarlo mucho más.
    • IMPORTANTE no usar la capota de lluvia para crear un “invernadero” pues la temperatura no será baja, pero el oxígeno sí.
  • ESCUELA Y GUARDERIA
    • En las escuelas y guarderías,  siempre está la calefacción puesta y no justamente a baja temperatura, que sumando los cuerpos de pekes y adultos, hacen que sea un sitio muy confortable con una simple camiseta o camiseta + jersey fino
  • PORTEO
    • Si vamos a llevar al peke en una mochila, foulard o cualquier elemento de porteo, calculemos que nosotros somos una estufa portátil  para ellos, a parte de una sensación indescriptible, va a transmitirles calorcito, así que, fuera esa chaqueta o como mínimo, desabrochada.
    • Incluso tiendas especializadas en porteo, donde encontraréis  opciones para todos los gustos y colores,  además de mucha información sobre cómo hacerlo de la mejor manera y que para peke y adulto, sean momentos maravillosos.

Os dejamos un enlace del blog de Kangura, que es realmente toda una fuente de sabiduría y acompañamiento en esto.

  • CABEZA, MANOS Y PIES
    • Sobre todo en los más pequeños, tengamos en cuenta estas 3 partes del cuerpo pues, a veces, son un poco menos tenidos en cuenta.
      • Gorro para los bebes: sin duda. Algodón suave y sobre todo, mejor un poquito grande que ajustado, que no parezca una boina militar.
      • Manoplas o guantes: que a parte de proteger del frío, ayudarán a que no se arañen la cara o cualquier parte del cuerpo con esas cuchilla que tienen como uñas.
      • Calzado: que sea básicamente cómodo, para nosotros, la suela debe ser flexible (cuanto más mejor) ya que en caso de que estén empezando a hacer sus primeros pasos o se toquen, parece importante que noten bien el contacto y no una plancha de goma que les haga difícil manejar su pie.
      • Tip del día: ni las manos ni los pies son buenos termómetros! suelen estar fríos. Mejor mirar como tienen el cuerpo tocándoles el cuello
  • CALIDAD DE MATERIALES
    • Estamos en una época donde la evolución de los materiales con los que se fabrica la ropa dista muchísimo de la que teníamos hace 30 años.

Hoy la ropa tiene unas características técnicas que hace que su poder térmico sea realmente interesante, donde un finísimo forro polar substituye al mejor de los jerseys de aquella lana tan incómoda que tejían nuestras abuelas cada tarde (seguro que te ha venido alguna imagen de la esa abuela en el balancín con sus agujas debajo del brazo y su ovillo en el bolsillo haciéndote poner de espalda para ver cuánto le faltaba).

Sabemos perfectamente donde vivimos, si hay humedad si el frío es seco, si sale el sol a media mañana o si llueve con facilidad. Por este motivo debemos adaptar bien la ropa a las circunstancias del momento, no es lo mismo la sensación térmica de Galicia que el frío seco de Cuenca, ni tampoco todos los niños tienen la misma resistencia a las temperaturas. Algunos de ellos parecen pingüinos y otros sin embargo se acurrucan para buscar más calorcito…. Al fin y al cabo nadie como un padre para saber como siente su pequeño.

Si no queréis moveros mucho para encontrar buena ropita que se adapte a lo comentando en este post, no tenéis que iros muy lejos! Aquí mismo hay varias opciones que seguro os gustan www.pekecom.com/tienda

Con bufanda, con gorrito o en camiseta, pero

*SED FELICES*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar